Seguidores

sábado, 6 de febrero de 2010

EL NUMERO PI Y EL PROYECTOR



Como cada tarde se escuchó sonar el timbre, ese que libera a los alumnos de las tediosas clases, lástima que a esas edades no se sepa valorar los tesoros que esconden las aulas, y lo que aún no saben es que todo cobra vida cuando sale el último alumno, se cierra la sala de profesores y el portero clausura el edificio hasta la mañana siguiente, después que la limpiadora haya recogido hasta el último papel garabateado y limpiado hasta el ultimo encerado………..


Se cercioró que era la hora, y se miro en su espejo circular, se vio guapo y listo para el ensayo general, abrió la puerta del camerino compartido, donde se podía leer el gran cartel de” Libro de Matemáticas.”

Salió presto y dispuesto a encontrarse con su viejo amigo, y cuál fue su sorpresa que lo habían cambiado por un modelo más actual.

- ¿Sabes que ha pasado con el antiguo proyector?

- Pues me dijeron que se había jubilado, que tenía la lente en mal estado, y prefería descansar en la residencia de “Aparatos con historias”.

- ¡Qué vago y testarudo! Contesto sin más, para que no adivinase el dolor que le causaba perder a su viejo amigo;

Llevaba un tiempo diciéndole que se revisase las piezas, pero nunca me escucháis, ni él, ni sus antecesores y a tú nuevo Proyector te harás lo mismo llegado el día, dijo con desaire.

Los de tu especie sois así de manipulables por los humanos, que os usan a su antojo y os olvidan sin más, ¡amores parcheados! Exclamo furioso.

- El nuevo proyector se sintió ofendido por aquel recibimiento y pregunto, ¿se puede saber quién eres?

- ¿Qué clase de pregunta es esa? ¿No has escuchado hablar de mí?, no puedo creer que a ti tampoco te hayan explicado, otra vez mas tendré que explicar la historia.

Aquí donde me ves soy el Número Pi, desde la época de los escribas intentaron conocerme, imagínate si conozco culturas, corrientes de pensamiento y épocas, he vuelto locos a grandes genios, desde los tiempos de Arquímedes, incluso un matemático llamado Ludolph Van Cuelen, que me conoció a fondo me grabo en su lápida……

- Entonces estoy de suerte podré aprender mucho con usted, contestó el Proyector que por ser aprendiz en esta clase no quería parecer ingenuo.

- Bueno, bueno…… de mi y de todos los que pasaremos por tu escenario, contestó el Número Pi.

Mañana tocará mi puesta en escena, pero luego conocerás a viejos amigos, como el “Número e”, que no deberías confiar mucho en él, en cierta ocasión intento robarme a mi chica conocida como “Clave de Sol”, es fantástica, ella ama la música, dijo dejando escapar un suspiro que delataba el amor que sentía por ella.

El proyector ruborizado no se atrevía a preguntar en que consistía su trabajo, pero advirtió que era el momento de hacerlo pues mientras el Número Pi se acordaba de su novia parecía estar como en las nubes y la primera vez que su actitud no era tan soberbia.

- Número Pi, dijo con un hilo de voz ¿qué haremos mañana?, pues ya me comentaron que podría trabajar en oficinas, en escuelas, universidades, sé muy bien mis competencias, pero me gustaría que me explicase ya que veo que cuenta con mucha experiencia.

El Número Pi en ese momento se vanaglorio sintiendo el respeto que le estaba mostrando aquel nuevo amigo, se quedo pensativo para darle más emoción al momento y comenzó su relatanto tantas veces ya contado,

- Mañana cuando lleguen los alumnos, empezara el ruido, el revuelo, hasta que entre por la puerta la Señorita Mª Luz que me conoce como si hubiese estado conmigo desde el principio de los tiempos, sorprendente ¿verdad?

- Pues si, dijo el Proyector sin estar seguro que fuese la respuesta acertada.

- Mª Luz como buena maestra de ceremonias saludará a nuestro público, recordará brevemente funciones anteriores, luego pedirá a Cecilia, que es la delegada de nuestro teatro que se acerque a ti y te ponga a funcionar, tras una breve explicación de mi trayectoria profesional en distintas culturas, y mi relación con otros humanos aclarándole como me conocieron y las diversas utilidades que me dieron en los campos de geometría, física e ingeniería, dará paso a mi actuación, tú serás mi escenario para que conozcan mi forma grafica, y mi valor; nada más y nada menos que 3, 1415265358 …

Al decir esto el Número Pi se sintió satisfecho, una vez más había explicado su historia, hasta el mismo se sorprendía de lo que le gustaba hacerlo pues estaba orgulloso de ella.

- Pues creo que me va a gustar este nuevo trabajo dijo entusiasmado el Proyector.

- Me alegro contestó el Número Pi, porque mañana será tu gran debut y espero que estés a la altura.

- Eso mismo espero yo, y agradezco que me haya contado su historia en este ensayo.

- Amigo Proyector, le voy a pedir un favor, dicen de mí que soy un número irracional y trascendente, pero nunca mencionan que estoy enamorado de la “ Clave de Sol”, y quería dejarle un poema para que nunca me olvide, lo invento un humano, lo utilizan para no olvidarse de mis decimales por eso me gustaría que se lo dieses a ella cuando venga su función; dice así:

“Voy amar a solas, deprimido

No sabrán jamás que sueño hallarte,

Perímetro difícil, escondido

Que mis neuronas late….

Oscuro camino para ver

Los secretos que tú ocultas

¿Hallarlos podré?...

- Se nota que está muy enamorado de la “Clave de sol”, se atrevió a decir el Proyector.

El Número Pi lo miro fijamente y contestó

- Estas en lo cierto, pero lo importante es que mañana todo salga bien, mi historia con la “Clave de Sol”, lo dejaremos para otro día, coincidiremos en muchas más funciones, dijo mientras recogía sus decimales.

Se quedaron un momento en silencio cada uno adueñándose de lo que en aquella noche había pasado, El Proyector tenía esa mezcla de alegría y, miedo que se tiene ante la novedad, ante el primer día de trabajo y fue el primero en romper ese silencio casi ceremonial.

- Que pase buena noche Número Pi

- Igualmente amigo, me regreso a mi camerino, no sin antes decirte que ha sido un placer conocerte y compartir mis experiencias contigo y no tiene que llamarme de usted, pues seremos grandes amigos.



carmeloti














4 comentarios:

mtdelfin dijo...

Es delicioso poder dejarse llevar por un maravilloso relato de diestra pluma y despierta imaginación con el cual poder salir; aunque sea unos minutos; de la pesada realidad que hoy, como tantos días, me atrapa. Gracias por estas evasiones mentales que me hacen ser más feliz por unos momentos; leerte me ayuda cada día a despertar de nuevo.

carmeloti dijo...

Un placer hacerte fugazmente feliz..... si mis palabras te curan, espero que el día que me llegue la desgana no olvidarme de ti.

SebaS dijo...

Las palabras no se roban, van pasando de mano en mano, de boca en boca, de papel en papel y eso es lo mágico de su esencia, que residen en tantos lados a la vez.
Muy lindos los textos que he visto por aqui! Gracias por escribir!

FRANK RUFFINO dijo...

Carmeloti:

Un buen relato con mucha poesía, fina poesía.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.