Seguidores

jueves, 30 de junio de 2011

CLASES DE RECUPERACIÓN EN VERANO DE MATERIAS PENDIENTES


No sé cuantas oportunidades da la vida para triunfar, ni cuantos éxitos o fracasos se pueden acumular en una sola. Lo que sé por experiencia- lección que me ha costado más de una lágrima-, es que hay que volver a empezar cada día, que el MIEDO A SUFRIR paraliza, destruye y te mata. Dejamos de ser personas, para ser autómatas, esclavos de lo que se espera de nosotros y con pánico a lo diferente.



Hay que ser muy valiente para arriesgarse a “construir algo nuevo”, y si se trata de una relación en pareja con posibilidades de éxito; el trabajo es casi de grandes maestros artesanos o catedráticos en ingeniería sentimental, hay que ser constante, fabricar sueños, construir puentes de comunicación, gestionado de tiempos de silencios, estratégicos ante la rutina, jefes de compras para no especular con vendedores de humo y ofertas de última hora, tener gran tolerancia al estrés que provocan las diferencias, entusiastas y proactivos en los deseos del otro, aprender a trabajar en equipo y que el empleo de nosotros sea en el punto de equilibrio y no obnubile la riqueza del singular, saber encajar golpes bajos y devolver sonrisas.

Saber perdonar y perdonarse, hacer de padre corrigiendo sin lastimar, de amiga mimosa cuando haya que llorar, de hermano donde apoyarse cuando llegan las vicisitudes, de abuela consentidora, de prima grácil y picara y sobrino a quien regalar lo que aún no ha pedido. Aprender a crecer juntos, a escribir discordias en el agua y tallar en piedra los perdones…eso y más

No llego ni aprendiz, y para colmo soy mala alumna, me olvido de hacer las tareas, dudo de mi capacidad y soy una retrasada sentimental, tendré que asistir a clases de refuerzo este verano…


Se busca profesor licenciado en la materia

Sin tanta experiencia y con gran motivación por la profesión

Sueldo según valía

Con posibilidades de desarrollo de carrera profesional

Absténganse padres de familia, el horario no es compatible.



carmeloti

9 comentarios:

40añera dijo...

¡Suerte amiga en esa búsqueda!, seguro que curriculum no te faltarán
Me alegra saber de ti
Besotes

Espérame en Siberia dijo...

¿Cómo sigues, amiguita?

Lady ranita dijo...

Hola AMIGA,

Jajajajaja!!!!!! Me encantó, me hizo reír, porque hoy vi una sonrisa en tus letras y ese sarcasmo tan tuyo ha vuelto a aparecer.

Pues sabes? creo que tendré que apuntarme a esas clases contigo. Estoy dispuesta a saltar al vacío sin paracaídas porque se, que aunque me caiga, habrá alguien que me ayude a levantar de nuevo mis alas, pero sobre todo lo hago porque quiero vivir, quiero sentir, y da igual qué.

Da igual que sienta una mano cálida que me haga vibrar a cada roce, que sea una palabra que haga retorcer mis entrañas, una mirada que me haga derramar lágrimas, solo quiero sentir cada una de esas experiencias, porque me hacen sentir más viva que nunca.

Claro está Carmeloti, que queremos lo mejor, que nos lo merecemos, pero la vida nos pone a prueba cada día y quizá eso nos sirva para valorar suficientemente lo próximo bueno que se presente ante nosotros.

No se si será eterno, ya no lo busco, pero estoy dispuesta a disfrutarlo, a degustarlo como la última gota del mejor vino en el último banquete de mi vida y quiero que lo disfrutes conmigo.

Aunque no creas en el destino, todo llega a su debido tiempo.

Mil besos pequeña Boo.

Nómada planetario dijo...

Me parece que más de uno vamos a tener que colgar ese cartel. Nunca terminamos de aprender.
Saludos.

Juana la Loca dijo...

yo soy muy vaga para todo eso, empezar me cuesta muchísimo....soy muy perezosa, o quizás miedo al cambio.... sobre el anuncio... no te va a faltar candidatos! feliz verano wapa...

flamel dijo...

Hay asignaturas pendientes que siempre son buenas de rendir...y en eso todos somos pichones de aprendiz.

Besos

P* dijo...

Pocas son las entradas que me hacen tener ganas de leerlas enteras y que encima me saquen una sonrisa. Me gustó esa manera de expresarte Carmeloti.

El miedo a sufrir está y va a estar siempre. Yo siempre me metí en una burbuja de la que no quise salir, pero me di cuenta que me tengo que dar oportunidades, que si me equivoqué una vez, me puedo equivocar una y otra vez, pero no tengo que bajar los brazos.

Esa experiencia es única, y no vale la pena abstenerse si las cosas no salen como uno quiere.

Realmente, me encantó tu entrada. Suerte en tu búsqueda, y muchas gracias por tu comentario, es triste, pero ya pasará :)

Rosalba dijo...

A mi me parece que lo harías muy bien, has descrito muchos roles que se necesitan en una relación de pareja. El que los menciones así, me hace pensar que no existe el tal retraso =D ¡Suerte, suerte, suerte!

Tonetxo dijo...

Efectivamente, empezar es sinónimo de vivir. Recomenzar tantas veces como sea necesario forja los ladrillos de este pasar, los cimientos y las cicatrices. Estoy contigo en que el miedo a sufrir e incluso a hacer daño nos hace ceder, plegarnos a los deseos del otro y puede terminar por convertirnos en esclavos de lo no deseado y de lo que efectivamente espera de nosotros.

Pero no pánico, no. Cuando has pasado un par de veces por estos baches, aprendes a salir con valentía y a recuperar la ilusión rápidamente. Hay muchas personas que se merecen lo que se les da y lo que no, y tantas con las mismas ganas e idéntico aliento al nuestro, incluso con más fuerza aún por demostrar que el cielo puede quedar pequeño para cubrir un par de corazones henchidos y hermosos.

Tampoco pienso que sea una cuestión de valentía. Dejarse llevar puede ser suficiente. ¿Por qué tanto trabajo? ¿Acaso no se trata de sentir y hacer sentir? ¿De gozar y dar placer? ¿De dar por dar sólo por el hecho de ofrecer para completar? No hay duda de que esto debe funcionar en ambos sentidos. Si no, la cosa no funciona, lo sabemos. Pero quizás no tan fatigoso como aparentas reflejar, más bien placentero, delicioso. ¿Recuerdas cuando una mirada te hacía hervir la sangre hasta la ebullición golpeando las pompas de los latidos contra las sienes o los escalofríos al rozarle los labios o al tocar sin querer sus dedos hambrientos de tus mismas manos?

Beso de yo qué sé.