Seguidores

jueves, 12 de enero de 2012

COSTURAS SIN COSER



Decía un tal Gabriel García Márquez; la vida no es como uno la vive, sino como la recuerda y como la recuerda para contarla”, este escritor colombiano sabía bien lo que decía, al fin y al cabo a medida que va pasando el tiempo los recuerdos juegan con nuestra memoria o viceversa, la transforman y la reinventan. En esas entretelas está  que somos y lo que nos contamos a nosotros mismos,  para los demás seremos lo que interpretan de lo que saben o les dimos a conocer.

Entre tanto vamos construyendo una historia de retales, un pedacito real, uno de fantasía, otro interpretativo, donde falta información cosemos imaginación, puntada tras puntada, hilo con amor, tijeras para corregir los trozos que no corresponden que aunque dejan un pequeño agujero, con hilos nuevos y una nueva tela recomponemos…

Años compartiendo esta obra, tus trozos y mis recortes, los pedazos que elegimos de cada historia, con los que nos hemos equivocado ó los que han quedado perfectamente cosidos y lo mejor es que aún ni hemos empezado a coser, porque ni a mi me gusta la costura ni tu sabes que hacer con los botones que se te caen de la camisa.

Querido Monstruo Favorito, tu Boo cada día tiene más ganas de ir a clases de patronaje, sin pretensiones de llegar a ser sastre, modista o algo que se parezca, al fin  me reconforta ver las imperfecciones de mis trapos,       - son las clases magistrales de alta costura en la vida-, me hacen llorar, reír, tener una historia nueva que contar cada día; única e intransferible. Me haces feliz recordándome cada día que la mía la trazoy la diseño yo, como quiero y puedo, siempre sobre papel antes de cortar tela y con jaboncillo por si tengo que recitificar o no tome bien las medidas, salga bien o mal es mi traje. 

Ahora que pareces ser tú la que estás perdida y no sabes por donde seguir,  que nunca te cansas de llamarme “ángel”, recuerda que tienes que empezar por ordenar tu costureo, dentro de él tienes hilos de colores, todos nuevos, y un dedal hecho a tu medida para que al coser una nueva puntada la aguja perfore los tejidos nuevos de manera suave y sin provocarte ningún dolor.

                                                                                                                     carmeloti

14 comentarios:

Julie dijo...

Es realmente hermoso, tanto el pensamiento de Gabriel García Márquez como tu reflexión. Gracias por entrada tan hermosa. Un abrazo.

Noelplebeyo dijo...

a coser se ha dicho !!!

mtdelfin dijo...

Carmeloti, una vez más tienes toda la razón del mundo; somos únicos modistos que hacemos nuestros propios trajes, a nuestra medida, con nuestros remiendos y a nuestro antojo, unas veces más acertado y otras menos, pero nuestros.

Dicen que el ser humano es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, por tanto, capaces de errar una y mil veces. Quizá por eso nos empeñamos en hacer trajes con patrones prestados, intentamos remendar los jirones con hilos de otros costureros o buscamos la forma de coser sin dedal sin que nos duela, aunque sea tarea imposible.

Yo como buen humano he tropezado mil veces. Quizá hoy me de cuenta del dolor causado por intentar recomponer un traje ajeno con mi aguja e hilo y he aprendido, que aunque lo hagas con la mejor de las intenciones, nunca puede quedar a la medida.

Mil besos, mil gracias y mil perdones.

Juana la Loca dijo...

Hay momentos en los que es preciso saber coser sin dedal, arriesgarse a pincharse para aprender que hay que protejerse... buscar telas nuevas y nuevos patrones para no aburrirse siempre con el mismo vestuario, y saber tener un buen fondo de armario, ese al que recurrir cuando tenemos grandes ocasiones....

May Mercurio dijo...

Interesante reflexión...
Cosamos sin miedo ni pautas establecidas y condicionadas, cosamos con libertad, hay que intentarlo..¿verdad?
Un saludo Leona :)

La Gata Coqueta dijo...



Un abrazo
una sonrisa
de espuma blanca.

Rozando
las rocas
el fin de semana

Acariciadas
en continuo cortejo.
por el sol del ocaso.

Murmullo de sonatas
poemas de amor
suspiran las caracolas.

*****

Tan acariciada
como las rocas
me has hecho sentir.

Celebrando a mí lado
un año más de mi vida.

Gracias infinitas
por tan estimada compañía

Te quiere!!

María del Carmen


Marián dijo...

Qué bonita e interesante reflexión la que has hecho, carmeloti, tomando como base a ese tal hombre que con tan buenas hechuras viste la vida y la sabe contar sin pincharse los dedos...alta costura como si nada.

Y es que es así...porque la vida la soñamos vestidos de gala, y esa es la verdad...porque la vida es sueño...y los sueños hay que vestirlos a nuestra medida...

40añera dijo...

Me gusta el paralelismo pensante del escritor colombiano con los tuyos.
Me gusta saber que tus clases de costura han dado fruto y que las puntadas de colores decoran y embellecen tu vida

Voy a por mi dedal
Un besote cielo

Rorschach dijo...

Interesante.
Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...



No soy un poeta,
soy un principiante
de palabras rimadas y pensadas
para no herir los sentimientos
de quienes las lean cuando se acercan
cual inexperta mariposa
a besar el aroma de los acantilados.

Cada día se vive un verso diferente,
motivo de sobra ilustrado
para continuar el camino
con la vista fija en el horizonte,
apoyado en la esperanza y el sosiego
no permitiendo el retroceso
al más endeble de los pensamientos.

Un beso de amor y ternura

María del Carmen


Nati dijo...

Es exactamente lo que he estado pensando durante estos días. Siempre me llamó la atención esa frase de Gracía Márquez... son como las fotografías... no te acuerdas del momento, sino de la fotografía que tienes guardada. Y hay cosas que has dicho tantas veces que cuando tienes que volver a contarla la cuentas igual a la última vez... sin detenerte en los matices de la situación. Es loca, loca la vida... con lo que nos quedamos al final de este vieja será muy poco, pero los aprendizajes no se van con el tiempo.
Un gran abrazo.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Vivir para contarla o... ¿contar la vida para seguir viviendo? Me place tu costurero y tu escritura.

Lucrecia Borgia dijo...

No dar puntada sin hilo es sinónimo de no hacer nada de lo que no se saque provecho.
Coser sin hilo es una actividad a todas luces inútil. No da puntadas sin hilo quien no realiza actividades inútiles, el aprovechado que no da un paso sin calcular el beneficio que puede obtener de él.
El que no da puntadas sin dedal, se asegura bien antes de actuar para no recibir daño.
Sigamos cosiendo nuestra vida libremente y sin temores...

David C. dijo...

genio gabo.