Seguidores

viernes, 27 de mayo de 2011

A TODAS MIS PRINCESAS SIN REINO



     A ti es especial por acompañarme siempre sin juzgarme

Princesa sin reino!!!



Al leer tu mail, me conmovió tu sentimiento, de “estar como nosotras queremos”, y posiblemente ni nosotras seamos capaces de detectar como queremos estar y con quien, los motivos sobran y las razones escasean.

 
Es cierto que a ojos de los demás seamos delicadas, exquisitas o tal vez caprichosas, no los culpo por pensar así, pero también me gustaría que probaran las mieles y la desilusión de haberte enamorado en más de una ocasión y haber fracasado en todas, para eso Princesa no solo hay que saber de oídas sino conocerlo desde dentro, sufrirlo en la piel y el corazón, las ausencias y estar obligada al olvido, a desmontar el pretérito del futuro planeado, partir de cero al inventar el mañana prescindiendo del ayer. Olvidar el olvido es tan abrasador como cuestionar la nada.


Otra vez, y, siempre igual, que descalabro, que mala suerte o que poca vista, tu culpa, las de otros, mezcladas todas ha hecho que ni con ellos y con él menos, pero sola anhelas y en plural te ahogas, no contigo y conmigo sin compartir.


Si yo pudiera ayudarte créeme que lo haría a encontrar quien toque tu piel con la partitura adecuada, quien irrumpa en tu vida sin crear más cataclismo, quien cauterice el daño y quiera empezar hoy un “para siempre sin interrupciones”…


Pero como no puedo, ni debo tomar decisiones por ti, mi yo tan roto como construido, estará siempre para llevarte en brazos cuando no te queden fuerzas para andar, para ser tu voz cuando la tuya no oiga, y tus lágrimas cuando la rabia y el orgullo no te dejen dejarlo marchar cuando decida no acompañarte más en ese viaje que es la vida.


Si solo puedo decirte que te perdones para poder perdonar, que te ames para poder amar y que cada día al despertar puedas valorar a la GRAN MUJER QUE ERES.

Tu amiga que te quiere


carmeloti




5 comentarios:

Juana la Loca dijo...

preciosa carta para una amiga....

Ambrosía ignota dijo...

Demás está decirlo, soy hombre, pero me gustó leer la ternura con que acaricias el sentimiento y te diriges a más de una y especial aquellas mujeres que lo necesitan un poco más que otras.

Carmeloti, ya extrañaba que no publicaras, espero seas más frecuente,tenes ese estilo inconfundible y si no es así, seré paciente y esperaré siempre.

Atte,
un amigo.

40añera dijo...

Me encanta cuando encuentro este tipo de escritos, que brotan de muy adentro para dárselo a esa amigo. Tu has logrado acercarme a tu amiga y a vuestra unión
Me alegra volver a verte niña
Un beso

Lía dijo...

Qué delicia de carta y sentimiento, Carmeloti...me ha encantado llegar a tu rincón..

Me quedo.

Un fuerte abrazp

Tonetxo dijo...

Es muy difícil encontrar un pensamiento que haya conducido por los mismos caminos que otro, y que haya sentido los mismos baches, idénticos placeres y las mismas desilusiones al terminar el viaje o haber perdido el sentido. Pero los hay, como se lee aquí. No dudo que esa princesa sin reino sea una gran mujer, pero tú, debes estar a su misma altura, como amiga, como persona y evidente y aplastantemente, como mujer.

Eres voz de sus palabras sordas y pensamientos imposibles y desgarradores, sustento de su alma cuando le fallan los brazos, además de bálsamo salado, curativo y sanador de heridas.

Eres fortaleza de muros sólidos, curando laceraciones del corazón, alivio en susurros murmurando recetas, letanías de aceite y sándalo, acunando entre brazos pensamientos el rostro de una amiga rota.

Creo que tendrías que sentirte muy orgullosa por ser como eres, y con todo su significado, una amiga increíble.